Un hombre estadounidense discapacitado murió, luego que su silla de ruedas motorizada cayera en la piscina de su casa, en Bradenton, Florida.

Douglas Lesch era un hombre de 68 años que vivía en el condado de Manatee junto a su esposa.

Fue ella quien lo encontró sumergido en el agua. Esta lo arrastró hasta las escaleras de la piscina.

Un testigo aseguró que escucharon gritos. Sin embargo, pensó que eran niños jugando.

Aún no se aclaran las causas de su muerte, por eso la Policía de Manatee continúa investigando la muerte, informó el portal de noticias “Bradenton Patch”.