Dilma Rousseff, presidenta brasileña ofreció un discurso por primera vez después de que la Cámara de Diputados votara este domingo a favor del juicio político en su contra.

En una conferencia aseguró que tiene la conciencia en paz debido a que llevó a cabo correctamente los actos administrativos.

“Siento injusticia porque considero que este proceso no tiene bases suficientes”, afirmó. Rousseff también insinuó que se practicó contra ella una estrategia sistemática. “Me enfrento a un golpe de Estado”, dijo.

Además apuntó contra la oposición: "No se puede pedir un proceso de impeachment o destitución ya que esto es una tentativa de elección indirecta que ocurre porque quienes quieren llegar al poder no tienen los votos para hacerlo".

Asimismo, señaló al vicepresidente Temer de traidor. “Lo que hizo el vicepresidente de Brasil, Michel Temer es una traición a la patria. El resentimiento no es una justificación para abrir un proceso de destitución”.

Rousseff aseguró que no bajará los brazos, luego del voto de los diputados. "Tengo la fortaleza suficiente para enfrentarme a este juicio y a esta injusticia, no voy a paralizarme ni a desalentarme, voy a seguir luchando".