Entre octubre de 2014 y marzo de este año Adrián Emiliano Cardozo, de 29 años, robó cuatro diferentes bancos en San Miguel, Argentina, armado simplemente con una nota escrita en una hoja de papel.

Cardozo llegaba al mostrador con una actitud ordinaria, nada llamativa y una vez delante del cajero, apoyaba una nota contra el vidrio: “Esto es un asalto. No hables. Pásame la plata en silencio o se pudre todo. Y estamos re locos y jugados”. Otro cartel que utilizó y con el que fue atrapado era un poco más corto y explícito: "¡No toques el pánico! Somos cuatro armados. ¡Pásame la plata ya!".

En al menos cuatro asaltos de siete, se salió con la suya, ya que los cajeros le entregaron todo el dinero que había en las cajas. Las autoridades calculan que logró conseguir en total, unos dos mil 800 dólares.

Cuando la Policía entendió la forma en que operaba, previnieron su siguiente golpe y lo arrestaron. Advertidos por las cámaras de seguridad, más de 20 agentes de la Policía vestidos de civiles esperaban su llegada en uno de los bancos de San Miguel y lo apresaron en el momento en que sacó la hoja de papel.

Ahora Cardozo está acusado en diferentes causas judiciales, informó el periódico argentino El Clarín.