El escritor húngaro y Premio Nobel de Literatura en 2002, Imre Kertesz, murió este jueves a los 86 años, dejando una obra alimentada por su experiencia en los campos de exterminio nazis y el Holocausto.

La editorial Magveto confirmó el fallecimiento de Kertesz, quien desde hace años padecía la enfermedad de Parkinson.

Nacido el 9 de noviembre de 1929, fue deportado en 1944 a Auschwitz-Birkenau (Polonia), con solo 15 años, antes de ser transferido a Buchenwald (Alemania) en 1945.

Las obras de Kertesz, único nobel de lengua magiar y sobreviviente de los campos de exterminio nazis, son a menudo comparadas con las de Primo Levi, Jorge Semprun o Elie Wiesel.

Su obra más conocida, "Sin destino", publicada en medio de la indiferencia en 1975, fue finalmente reconocida como una obra que "traza la frágil experiencia del individuo contra la bárbara arbitrariedad de la Historia, y defiende el pensamiento individual contra la sumisión al poder político", según el jurado del Nobel.