A casi dos meses del terremoto que azotó Nepal, el Gobierno ha reabierto siete sitios históricos, considerados patrimonio mundial por la UNESCO, los cuales fueron cerrados desde el desastre.

Entre los sitios abiertos por las autoridades se encuentran las plazas ubicadas en la calle de Durbar, la de Bhaktapur, Kathmandu y Lalitpur, junto con monumentos hindúes y budistas.

Según Ram Bahadur Kunwar, portavoz del Departamento de Arqueología de Nepal, se cerraron debido a lo sucio que terminaron por los derrumbes y escombros de otros sitios. Además de asegurar las piezas que conforman los monumentos.

Más de 400 monumentos arqueológicos que se ubicaban en la ciudad de Katmandú terminaron muy afectados por el terremoto.

Debido a que la ciudad sigue sufriendo réplicas no todas los sitios se han reabierto ya que algunos aún podrían colapsar.

El Gobierno pretende reconstruir los monumentos perdidos, en un lapso no mayor a siete años.

Como la reconstrucción podría tener un costo de hasta 100 millones de dólares, el Gobierno nepalí espera recolectar dinero mediante donaciones, informó el canal estadounidense “CNN”.