Una escena terrorífica vivieron turistas en una playa de Sudáfrica al encontrar a una ballena encallada cerca de su ligar de recreación. Más allá de descubrir el cuerpo del cetáceo, lo que realmente les sorprendió fue lo que había en su interior. 

El animal fue descubierto en las playas de la bahía Plettenberg, en el estado de West Cape, de Sudáfrica, el pasado 21 de diciembre; sin embargo, las fotografías recién comenzaron a volverse virales. 

En el estómago de la ballena se encontraron recipientes de yogurt, sandalias, envolturas de comida y otros desechos plásticos. 

Según informó Gwenith Penry, coordinadora de la iniciativa ambientalista Plett Stranding Network, los desechos humanos que la ballena ingirió pudieron haber contribuido a su muerte. "Esta ballena de 5.7 metros se estaba muriendo de hambre. Había muy poca comida en su estómago. Todo parece indicar que quería alimentarse con lo que encontró en nuestras playas", explicó.