Un gran descubrimiento de nuestra era se llevó a cabo este martes.

El ministro de Antigüedades de Egipto, Mamduh al Damati, anunció el descubrimiento de la tumba faraónica del guardián del dios Amón, que data de 1554-1304 antes de Cristo.

El mausoleo del llamado "guardián de la puerta del dios Amón", pertenece a la XVIII dinastía faraónica, y fue descubierto en la ciudad de Luxor, a unos 600 kilómetros al sur de El Cairo.

Amón, helenización del nombre egipcio imn cuya general transliteración es Imen. Es originalmente una deidad tebana, cuyo culto se popularizó cuando la ciudad de Tebas pasó a ser una de las más influyentes de Egipto, tras la expulsión de los hicsos a manos de los príncipes tebanos que darían origen a la Dinastía XVII.

El hallazgo es obra de arqueólogos estadounidenses que realizaban excavaciones en la zona de Al Qarna.