La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), reveló que bajo la superficie congelada de Encélado, una de las lunas de Saturno, se extiende una mayor cantidad de agua de la que se pensaba.

Esto se descubrió gracias a una serie de imágenes, capturadas por la sonda espacial Cassini. Científicos de la NASA descubrieron que se trata de un océano global. Lo que significa que abarca casi toda la superficie.

Después de estudiar durante siete años el satélite, descubrieron un leve bamboleo en la luna, pequeño pero medible durante su rotación alrededor de Saturno.

Los científicos creen que la explicación para ese movimiento es la existencia de una gran masa líquida que separa la superficie de la luna de su núcleo rocoso.

De acuerdo con la NASA, la actividad en Encélado es uno de los grandes descubrimientos de la misión Cassini, que arribó a Saturno en 2004.