Se confirma la hipotesis de que el accidente aéreo ocurrido el martes en los Alpes, no fue causa de una explosión, incluso después de que los investigadores escucharan los sonidos registrados en las dos cajas negras.

Rémi Jouty, responsable del BEA (oficina de investigación de accidentes aéreos), señaló que no tiene “la menor explicación” sobre qué pudo ocurrir.

El avión Airbus A 320 de Germainwings siguió la ruta prevista tras despegar de Barcelona cerca de las 10 de la mañana, reporto el diario El País.