Hace cuatro años en Indonesia un macaco negro tomó unas cuantas imágenes con la cámara de un fotógrafo, entre ellas una de él mismo, actualmente conocida y difundida como “selfie de mono”.

Por esta razón es que la organización Personas por la Ética en el Trato de los Animales (PETA por sus siglas en inglés) ha presentado una demanda en un tribunal de San Francisco, Estados Unidos, en contra de David J. Slater, dueño de la cámara.

En la demanda PETA reclama los derechos de autor hacía Naruto, el protagonista de las fotos, que vive en una reserva de las isla Sulawesi.

La organización argumenta que la ley de “copyright” en Estados Unidos no prohíbe que un animal sea dueño de los derechos de autor de la fotografía.

La demanda también solicita que PETA sea el administrador de las ventas de las fotografías, sin algún tipo de remuneración únicamente para el beneficio de Naruto y su especie.

Si la demanda procede, será la primera ocasión en que un animal sea dueño de los derechos de autor de algo.