Cuba y Venezuela vuelven a formar parte de la “lista negra” que cada año elabora la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organismo que vigila el respeto de los derechos humanos en el continente americano.

Los dos países son los únicos remanentes de su informe anual, tras la salida este año de Honduras, gracias a la visita que realizó la Comisión en 2014.

La causa por las que Cuba permanece en capítulo IV del informe, es por que el país no reconoce a la CIDH aunque sigue estando bajo su jurisdicción y el motivo principal por el que Venezuela tampoco la abandona es porque lleva años clamando contra este organismo.

La CIDH reconoce el proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos que iniciciaron el pasado 17 de diciembre.

Pero pese a ello no cree que haya variado la situación de restricciones a los derechos políticos, de asociación, a la libertad de expresión y de difusión del pensamiento de los ciudadanos de Cuba, restricciones que se han mantenido por décadas.

Por su parte Venezuela, continúa siendo evaluado por las protestas sociales que estallaron el año pasado y las pocas respuestas que ha dado el Gobierno ante esa situación.

La CIDH recomienda al gobierno venezolano a que garantice el derecho político a los ciudadanos, independientemente de la opinión que tenga hacia el gobierno.

Aunque el informe de la CIDH es muy extenso y analiza la situación de los derechos humanos en todos los países, es la “lista negra” la que más revuelo suele causar, informó el periódico español El País.