La policía ecuatoriana decomisó 200 mil aletas de tiburón en la ciudad costera de Manta, que iban a ser traficadas ilegalmente.

Seis personas resultaron arrestadas por tráfico de aletas y posesión de armas, según informes de la Fiscalía ecuatoriana.

Según declaraciones de José Serrano, ministro del interior boliviano, los traficantes mataron al menos 50 mil tiburones.

El tráfico fue descubierto después de que la Fiscalía hiciera nueve allanamientos, a lugares donde se sabía que la especie se comercializaba.

La pesca de tiburón está prohibida en el país, pero con una excepción. En 2007, Rafael Correa presidente de la República decretó que se permitía su comercialización siempre y cuando el tiburón fuera capturado accidentalmente.

Las aletas en Ecuador se venden por unos 10 o 60 dólares pero internacionalmente el costo aumenta notablemente, informó el canal estadounidense “CNN”.