A través de un comunicado difundido este miércoles, la infanta Pilar de Borbón, tía del rey Felipe VI, habló sobre el escándalo de los "Panama Papers".

En el texto, Pilar admitió que tuvo una sociedad en Panamá, pero sometida al "control de las autoridades fiscales correspondientes".

"Nunca ha tenido ingresos fuera del control de las autoridades fiscales correspondientes ni tampoco ha incumplido ninguna obligación que exigiera la legislación tributaria española", dijo la tía del actual monarca español.

Según el diario en línea El Confidencial, que difunde en España la investigación sobre la documentos filtrados del bufete panameño Mossack Fonseca, Pilar de Borbón "presidió y dirigió durante años una empresa radicada en Panamá".

Pilar de Borbón figuró como presidenta de la sociedad Delantera Financiera SA, en 1974, pero aunque en 1993 ya no ocupaba la presidencia, siguió vinculada con esta sociedad, que se disolvió el 24 de junio de 2014, cinco días después de la proclamación de Felipe como rey de España, según el diario.

La infanta relata que la vinculación de su familia con esta sociedad se inició en 1974, cuando su marido se planteó actividades profesionales fuera de España, y que desde 1984, tras sufrir su esposo un cáncer, "la sociedad no desarrolló, por tanto, nuevos proyectos ni actividades profesionales".

La sociedad se disolvió en junio de 2014, "sin mediar ninguna circunstancia ajena a mi propia decisión de disolverla, al no contar con recursos suficientes ni expectativas que justificasen su mantenimiento", añade la infanta, señalando que "cualquier otra interpretación sobre la finalización de su actividad es sencillamente errónea".