Los aspirantes presidenciales demócratas, Hillary Clinton y Bernie Sanders, exigieron este domingo la renuncia del gobernador republicano del estado de Michigan , señalándolo responsable del escándalo de agua contaminada con plomo en la ciudad de Flint.

El gobernador Rick Snyder "debe entender que el abandono de su deber fue irresponsable. Debe renunciar", dijo Sanders, el senador por Vermont de 74 años, al inicio del séptimo debate demócrata, organizado por la cadena CNN en Flint.

"Empezaré diciendo amén a eso", dijo Clinton, la exsecretaria de Estado que lidera la carrera demócrata.

Los dos aspirantes escucharon a ciudadanos de Flint, donde el agua en las tuberías de las casas es aún tóxica, relatar sus dificultades cotidianas resultado de la crisis.

El debate, el tercero en presentar solo a Clinton y Sanders, comenzó con un minuto de silencio en honor a la exprimera dama Nancy Reagan, quien falleció este domingo a los 94 años.

El gobernador Snyder había decidido por medidas económicas utilizar en abril de 2014 las aguas de un contaminado río local para alimentar la red de distribución de Flint. El agua de este lugar, que tiene cien mil habitantes, es tan corrosiva que carcomió los ductos de plomo de las redes de distribución, expuso a los ciudadanos al saturnismo (envenenamiento por plomo) y corroyó las piezas de los automóviles de una fábrica local de General Motors.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos lanzó una investigación el mes pasado, y el fiscal de Míchigan , Bill Schuette, que conduce una pesquisa independiente.

Clinton dijo a propósito de las elecciones del próximo martes: "Les pido su apoyo para las elecciones primarias aquí, en Míchigan, del próximo martes. Haré todo lo que pueda como la nominada demócrata para llevar a cabo una campaña de la que puedan sentirse orgullosos".

Y Sanders: "Aprendí sobre economía no solo en el colegio, sino además viviendo con una familia que no tenía casi nada de dinero y tenía que hacer esfuerzos".