El primer ministro David Cameron ha decidido apresurar sus planes para llevar acabo el referéndum de la Unión Europea. Poe lo que enviará en los próximos días a Bruselas, al ministro de finanzas George Osborne, para iniciar las negociaciones sobre la modificación del estatus del Reino Unido.

Osborne viajará a Berlín y Bruselas como parte de una nueva iniciativa de cien días de duración para iniciar las negociación prevista a finales del 2017, pero Cameron podría ceder a las presiones de los euroescépticos de su partido, para adelantarla a las primavera o el otoño del 2016.

Cameron ha actuado alentado por su sorprendente victoria del pasado jueves, a lo que la Unión Europea reaccionó tendiendo la mano a la negociación para aliviar las dudas que albergan algunos socios europeos sobre el futuro del país en el grupo.

El primer ministro reaccionó así ante las peticiones de algunos diputados y ciudadanos británicos que se muestran favorables a la salida del país del bloque europeo.

El mandatario ha anticipado que su posición en el referéndum será sí a la permanencia en una la Unión Europea, pero que dará libertad de voto a los miembros de su gabinete y de su partido, informó el periódico español El Mundo.