Por primera vez desde el comienzo de su juicio el culpable del atentado contra el maratón de Boston Dzhokhar Tsarnaev, dejó a un lado su actitud indiferente y rompió en llanto mientras sus familiares y amigos declararon como parte de la fase de sentencia, en la cual todos los describieron como una persona de buen corazón.

Tsarnaev, de 21 años, se secó los ojos con rapidez y se removió de su silla mientras la hermana de su madre, Shakhruzat Suleimanova, sollozaba incontrolablemente y gritaba cuando estaba declarando a favor de su sobrino.

El acusado ha mantenido una expresión impasible ante el tribunal desde enero. Ni las fotos del niño asesinado, ni las de niños que perdieron sus extremidades, antes mostradas en la corte, habían provocado tal reacción en Tsarnaev.

Tsarnaev fue declarado culpable el mes pasado de los 30 cargos federales en los atentados, entre ellos 17 que llevan a la posibilidad de la pena de muerte. Su juicio está actualmente en la fase de sentencia, en la que el jurado decidirá si le condena a muerte o a cadena perpetua, según informes del canal de televisión estadounidense CBS Boston.