La fascinante y a la vez inquietante Luna, único satélite natural de la Tierra, alimenta mitos y leyendas desde hace milenios, y sigue haciéndolo hoy en día, casi medio siglo después de que el hombre consiguiera pisar su superficie.

El lunes, el espectáculo de la superluna en diferentes regiones del mundo suscitó un gran interés entre los medios y entre los numerosos aficionados. El astro de la noche, en fase de Luna llena, se encontraba a "sólo" 356.509 km de la Tierra, frente a una distancia promedio de 384.400 km. Nunca había estado tan cerca de nosotros desde hacía casi 70 años.

"La Luna alimenta la imaginación del hombre, atiza sus fantasmas e incita al misterio", declara a la AFP Bernard Melguen, responsable de cursos de astronomía en la Universidad de Nantes (oeste de Francia).

Nuestro satélite sin embargo tiene un papel importante respecto a la Tierra: genera las mareas y estabiliza el eje de la Tierra y por lo tanto su clima.

Luna llena

AFP

Foto:

Y los días de Luna llena, despierta todos los miedos.

"El ser humano es un animal diurno. La Luna es inseparable de la noche y de los temores que hace surgir", destaca Anne Marchand, especialista en mitos. "Cuando está llena, da la impresión que tiene más poder", dice a la AFP.

Desde la Tierra, la forma visible del astro cambia durante todo su ciclo de 29,5 días: Luna nueva, cuarto creciente, Luna llena, cuarto menguante. De alguna manera, "crece para desaparecer antes de volver a nacer", explica Bernard Melguen.

"Está en el origen de las creencias de la muerte y de la resurrección", especialmente en el antiguo Egipto, asegura. "Osiris, como la Luna, es el primer muerto que resucita", añade el especialista, autor de varios libros sobre el astro de la noche.

Luna llena

AFP

Foto:

La Luna suele tener los rasgos de una diosa, como Artemisa en la civilización griega, aunque no siempre. En la mitología sumeria, el astro, que tiene un destacado papel, es masculino. Y en la civilización egipcia, es el dios Tot el que simboliza la Luna.

- Bebés, cabellos, uñas... -

Las brujas invocan a la diosa de la Luna en las noches de Luna llena, para mejorar sus poderes mágicos.

Y es bajo este astro que, en la imaginación humana, surge el personaje del hombre lobo, un hombre que se transforma en lobo durante la Luna llena.

A esta fase lunar también se le atribuyen ciertos cambios en las personas con problemas mentales, recuerda Bernard Melguen. "En el siglo XIX, en algunos asilos ingleses, se pegaba a los lunáticos antes, durante y después de la Luna llena", afirma.

El astro, que va creciendo a medida que van pasando los días, "suele asociarse a la fecundidad, a lo que crece, a lo que se desarrolla", explica Anne Marchand.

El hecho de que el ciclo menstrual femenino, de una media de 28 días, se parezca al ciclo lunar alimenta todo tipo de suposiciones, aunque para los científicos solo se trata de coincidencias.

Así mismo, "no nacen más bebés cuando hay Luna llena", dice Bernard Melguen. Los estudios estadísticos en diferentes países no han permitido establecer esta correlación. Sin embargo, la creencia persiste.

También se cree que la Luna tendría el poder de hacer crecer más el pelo o las uñas, en su fase creciente.