Gritaban "¡Cuba libre!" y "¡Libertad, libertad!", se bañaban en champán, se tomaban selfis y videos, cantaban y tocaban tambores y cacerolas. Miles de cubanos en Miami celebraban desde el sábado de madrugada la muerte de Fidel Castro.

"Es triste que uno se alegre de la muerte de una persona, pero es que esa persona nunca debió haber nacido", dijo Pablo Arencibia, un maestro de 67 años que salió de Cuba hace 20.

"Satanás es el que tiene que preocuparse ahora, que Fidel va para ahí y le va a querer quitar el puesto", bromeó, casi inaudible entre los los cacerolazos, los tambores y las bocinas.

Con comentarios como "demoró demasiado" o "¡falta Raúl!", más de mil personas en Pequeña Habana y otro tanto en Hialeah -dos vecindarios de Miami que son bastión del exilio cubano-, cantaban, bailaban y se abrazaban para celebrar la muerte el viernes de noche del líder de 90 años.

Desde estos barrios, varias generaciones de exiliados cubanos han seguido de cerca la actualidad del otro lado del Estrecho de Florida.

Algunos cantaban el himno de Cuba, otro abrían una botella de champán haciéndola salpicar en medio de la multitud, que gritaba "¡Viva Cuba!" e improvisaba ruedas de tambores.

Los vecinos se despertaron en medio de la noche con los bocinazos que llenaban las calles y salieron a festejar casi en pijama. Incluso algunos estadounidenses se sumaron a la fiesta.

"Es un gran momento para la comunidad cubana, y estoy con ellos", dijo Debbie, una jubilada estadounidense, originaria de Florida, que no quiso dar más datos. "Vivo en Pequeña Habana y esto es gran parte de nuestras vidas".

Debbie y su amiga Aymara, una cubana, celebraban frente al emblemático Café Versailles, un centro de reunión de los cubanos del exilio que a lo largo de las décadas ha visto numerosas protestas y muy pocos motivos de celebración.

Según el Centro de Investigación Pew, hay dos millones de cubanos en Estados Unidos, 68% de ellos en Florida.

- "Duró demasiado" -

A mediodía del sábado, la calle 8 de Pequeña Habana seguía tan llena de gozosos manifestantes como en la madrugada. Jóvenes y ancianos llevaban banderas de Cuba y Estados Unidos mientras el tráfico los saludaba a bocinazos.

El gobernador de Florida, Rick Scott, dijo en un comunicado que se unía "a los cubanoamericanos de todo el país que están increíblemente esperanzados por el futuro de Cuba".

"Tras décadas de opresión, el pueblo cubano merece libertad, paz y democracia", añadió el gobernador republicano, poniéndose a tono con el sentimiento de los cubanos en la calle.

También compartieron esta visión el senador por Florida Marco Rubio y la representante Ileana Ros-Lehtinen, dos congresistas de origen cubano conocidos por su acérrimo anticastrismo.

"La historia no absolverá a Fidel Castro", dijo Rubio. "Será recordado como un dictador cruel y asesino que trajo miseria y dolor a su propio pueblo".

"La muerte de Fidel Castro cierra una época de represión y opresión, (es una) oportunidad para un nuevo capítulo democrático en Cuba", dijo Ros-Lehtinen en Twitter.

Pero más allá de la celebración por el fin de una era, los cubanos en Miami no eran muy optimistas sobre el futuro de la isla. "Demoró demasiado y hubo mucha muerte por el medio, pero no creo que sirva de algo", comentó Aymara, recelosa con su identidad.

Los más jóvenes hacían Facebook Lives, enviaban videos por Instagram y transmitían las celebraciones por FaceTime a sus amigos y familiares en la isla, con todo el peso de la historia en sus celulares.

A diferencia de los cubanos -mayoritariamente jubilados- que se reunieron en el mismo lugar para celebrar la victoria presidencial de Donald Trump hace tres semanas, esta vez había manifestantes de todas las edades.

"Los que decían que el exilio era cosa de viejos, que vean aquí que ésta es una respuesta sumamente elocuente de que el exilio sigue vivo, y que las ansias de una Cuba democrática y de progreso están en todos los cubanos", dijo Arencibia.