Los dos países "caminarán en dirección a la implementación de embajadas tan rápido como podamos", dijo la fuente, quien estimó que las representaciones diplomáticas podrán ser abiertas ya "en los próximos meses".
 
Además, el gobierno decidió aliviar diversas sanciones contra Cuba que datan ya de medio siglo, aunque la eliminación total de esas medidas económicas requerirán una reforma de la llamada Ley Helms-Burton.
El presidente Barack Obama "actuará dentro de los límites de la ley" para levantar las sanciones que están bajo sus atribuciones presidenciales.
 
La misma fuente reveló que Obama y el líder cubano Raúl Castro mantuvieron el martes una larga conversación telefónica, donde pasaron revista a la relación bilateral y acordaron la normalización de relaciones.
 
En esa conversación, dijo la fuente, Obama le dijo a Castro que Estados Unidos "continuará presionando por democracia y derechos humanos en Cuba", pero que esperaba poder hacerlo a través de una embajada.