El movimiento en contra del Islam se incrementará en Europa después del ataque al semanario Charlie Hebdo, afirman especialistas.

"Los más recientes ataques pudieron haber sido realizados por 'lobos solitarios', pero sus consecuencias se esparcirán a través de Europa y provocarán un exámen de consciencia sobre el fracaso de la integración en las últimas décadas", asegura Caroline Wyatt a la BBC.

Alemania es ejemplo de ello. Desde hace semanas el movimiento Pegida ha alzado la voz en contra de la migración y la creciente influencia de musulmanes en el país. Ante esto, han existido diversas manifestaciones e incluso Angela Merkel, canciller del país, pidió "no adherirse a este movimiento" en su mensaje de año nuevo.

De acuerdo a una infografía publicada por el diario The Economist, la percepción de los europeos sobre cuántas personas profesan el Islam es mucho mayor a las que realmente habitan en cada país; por ejemplo, en Francia, los encuestados piensan que el 31% de la población practica el Islam, cuando cifras oficiales muestran que solo es el 8%. Esta situación se repite en toda Europa.

Alejandro Rodríguez

Foto:

En España, más del 60% de los encuestados encuestados consideran que el Islam no es compatible con Occidente.

El segundo país en este conteo es Israel, en donde el 60% de los encuestados consideraron lo mismo, aunque el 18% de su población total practica esa religión, según datos de 2010.

Este gráfico también menciona algunos ataques terroristas perpretados en Europa por extremistas islámicos, entre los que se encuentran las siete personas fallecidas y los cinco heridos en Toulouse, Francia. El ataque al semanario Charlie Hebdo es el más letal de los últimos años.