Multitud de fieles se reunieron en la iglesia del Santo Sepulcro, donde según la tradición cristiana fue enterrado Jesucristo, durante el Domingo de Ramos, en la ciudad vieja de Jerusalén, el 29 de marzo de 2015. Muchos sostenían ramas de palma, en alusión a cómo los fieles recibieron a Jesús hace 2.000 años cuando regresó triunfante a Jerusalén, según su credo.

Se espera que más tarde el domingo, cientos de peregrinos marchen tras un burro blanco desde el monte de los Olivos hasta la ciudad, el recorrido que hizo Jesús de acuerdo con la tradición.

También se reunieron fieles en la iglesia de la Natividad, en Belén, levantada sobre el lugar donde se cree nació Jesús, entonando salmos con ramas de olivos y plantas en las manos.

AP