El primer ministro griego, Alexis Tsipras, compareció este día en el pleno del Parlamento Europeo, en donde explicó, entre aplausos y abucheos, sus propuestas para resolver la deuda griega, la que calificó de "un problema europeo". 

De acuerdo con Tsipras, la tragedia económica griega muestra "la incapacidad europea para encontrar una solución duradera al problema de la deuda. Es un problema europeo y los problemas europeos requieren soluciones europeas". 

En una carta enviada al Mecanismo de Estabilidad Europea (ESM, por sus siglas en inglés) Grecia se comprometió a imponer reformar a los sistemas de impuestos y de pensiones la próxima semana, a cambio de un rescate completo de al menos tres años. 

"Debemos de ser sinceros. El dinero que se ha dado a Grecia, nunca ha llegado al pueblo griego", explicó Tsipras en el Parlamento Europeo, "Son fondos que se dieron para salvar a los bancos griegos y a los europeos", dijo el primer ministro.