Con la cantidad de frascos que se venden en un año, podrían cubrir ocho veces la Gran Muralla China, afirma la empresa en su página web. Lo que no pueden hacer, es tratar de que su hija viva con el nombre de "Nutella".

Al menos no en Francia, país en el que un juzgado decidió que el nombre "Nutella" era una marca registrada y que era "contrario a los intereses de la niña de usar un nombre que pueda convertirse en motivo de burlas", según información del diario La Voix du Nord.

Al final, se decidió que el nombre de la niña nacida en septiembre pasado simplemente será Ella.