El líder norcoreano, Kim Jong-Un, ordenó un ejercicio de simulación a gran escala de ataque contra Corea del Sur tras la imposición de nuevas sanciones por la ONU, a las que se sumaron este viernes medidas unilaterales de Seúl y Tokio.

Los ejercicios militares norcoreanos tomaron como blanco hipotético a cinco islas y a "órganos dirigentes reaccionarios" en Seúl y otras ciudades.

"Si estalla una guerra, un golpe mortal como éste será asestado a las fuerzas surcoreanas, para quebrar por completo y cortar de raíz su voluntad de respuesta, aniquilándolas", dijo Kim, citado por la agencia oficial KCNA. "Nadie ni nada sobrevivirá", agregó Kim, mientras dirigía el ejercicio simulado de artillería en la línea de frente.

Después de que Corea del Norte realizara nuevos ensayos nucleares, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó esta semana por unanimidad endurecer las sanciones contra Pyongyang, cuyas exportaciones de carbón a China serán limitadas.

Pyongyang efectuó este año dos ensayos nucleares, en enero y el 9 de septiembre, y al menos 25 lanzamientos de misiles balísticos, en violación de las resoluciones de la ONU.

Las nuevas sanciones limitan las ventas norcoreanas de carbón a 400,9 millones de dólares (o 7,5 millones de toneladas) por año a partir del 1 de enero de 2017, es decir, una reducción del 62% respecto a 2015.

Pyongyang no podrá exportar ciertos metales (cobre, plata, zinc, níquel) que generan ingresos por 100 millones de dólares por año, así como estatuas y helicópteros.

Los dignatarios norcoreanos tampoco podrán hacer compras de lujo en el exterior, las misiones diplomáticas del país asiático serán reducidas y cada diplomático podrá tener una sola cuenta bancaria.

- Tensiones entre vecinos -

El viernes, Corea del Sur anunció su propio paquete de sanciones contra Pyongyang, sumando decenas de nombres y organizaciones a una lista negra de sospechosos de estar involucrados en el programa nuclear del norte.

Dada la ausencia de vínculos comerciales entre las dos Coreas, las medidas adoptadas por Seúl son fudamentalmente simbólicas y constituyen más que nada una advertencia, indicó a la prensa el alto funcionario surcorano Lee Suk-Joon.

La lista negra ampliada incluyó al gubernamental Partido de los Trabajadores de Corea y dos de los colaboradores más cercanos a Kim, Choe Ryong-Hae y Hwang Pyong-So, adiciones que claramente buscan socavar el liderazgo del dictador.

Corea del Sur mencionó además a la empresa china Dandong Hongxiang Industrial Development, ya colocada en la lista negra norteamericana en septiembre pasado por presunto respaldo al programa nuclear norcoreano. Se trata de la primera vez que Seúl sanciona a una empresa china con relación a la confrontación con Corea del Norte.

Japón también anunció un endurecimiento de su régimen de sanciones unilaterales al ampliar una prohibición de amarre en sus puertos a barcos que hayan visitado Corea del Norte, así como nuevas adiciones a su propia lista negra de empresas o particulares de Corea del Norte.

Actualmente, China es casi el único destino del carbón norcoreano. Pekín, principal aliado y socio económico de Corea del Norte, votó sin embargo a favor de las nuevas sanciones en la ONU.

Aunque últimamente haya endurecido el tono hacia Pyongyang, China parece querer evitar una caída del régimen comunista coreano y el nacimiento de una Corea unida bajo influencia estadounidense. Por eso ha protegido a su aliado y vecino evitándole sanciones más severas.