El conflicto en el Medio Oriente, literalmente, se puede sentir en el aire. Un nuevo estudio dirigido por Jos Lelieveld, director en el Instituto Max Planck de Química, en Mainz, Alemania, confirmó que las tendencias geopolíticas en la región, como la guerra de Irak y la expansión de ISIS, tendrían un efecto sobre los niveles de contaminación atmosférica, reduciendo los números de emisiones en el aire. Durante el período de 10 años, con la ayuda de un instrumento de vigilancia del ozono sobre un satélite de la Nasa, su equipo recogió datos sobre la cantidad de dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre en el aire y descubrió que los disturbios de larga duración están alterando drásticamente las emisiones contaminantes. "Las observaciones espaciales pueden dar una idea única sobre algunos de los dramáticos acontecimientos en esta región", dijo Lelieveld a nuestro medio.

¿Cómo hiciste una correlación entre los disturbios y la contaminación atmosférica?
- El Medio Oriente es una región que llama mucho la atención por sus problemas políticos, los disturbios y los conflictos armados. Aunque los cambios atmosféricos y ambientales no han estado en el centro de atención, en realidad son igualmente notables. Y ahora nos encontramos con que hay una relación clara entre los dos. Observamos que se han producido grandes cambios atmosféricos en la última década, que son únicos en todo el mundo, sobre todo porque van en direcciones diferentes, incluso opuestos dentro de la región.

Cuéntanos acerca de la importancia de los contaminantes que se analizaron.
- Los óxidos de nitrógeno son clave, ya que catalizan la formación de la contaminación por ozono, por lo que las condiciones atmosféricas en el Medio Oriente son óptimas. El nitrógeno y el dióxido de azufre también son importantes para la formación de partículas de aerosol. Estamos manteniendo un registro de estas sustancias, ya que disminuyen la calidad del aire y también influyen en el clima.

¿Qué han descubierto?
- En el período 2005-2010 el Medio Oriente ha sido una de las regiones con más rápido crecimiento de las emisiones de contaminación del aire. Esto se relaciona con el crecimiento económico en muchos países. Es la única región del mundo en que se interrumpió esta creciente tendencia de contaminación alrededor de 2010, seguido por un fuerte declive.

¿Qué pasa con Siria, Egipto e Irán?
- En Siria y Egipto, disturbios y crisis políticas han conducido a presiones y conflictos económicos y sociales, asociados con un fuerte descenso en contaminación del aire desde 2011. Mientras que en Siria e Irak los flujos de refugiados han reducido la contaminación del aire, se ha incrementado rápidamente en Jordania y especialmente en el Líbano. En Irán, las sanciones internacionales impuestas en 2006 y siguientes años en realidad no son visibles en nuestras mediciones. Esto cambió cuando el boicot se extendió en 2010. Desde ese año se ha producido una fuerte disminución de la contaminación del aire, incluyendo las emisiones de los buques petroleros en el Golfo Pérsico. Las emisiones procedentes del transporte marítimo internacional en el Golfo se han reducido en un factor de dos.

También han medido la contaminación en Atenas, ¿verdad?
- En Atenas, Grecia, la contaminación del aire disminuyó gradualmente hasta el año 2008. Esto se asoció con la implementación de controles ambientales durante un período de relativa estabilidad económica. Desde el año 2008, las emisiones se han reducido drásticamente debido a las crisis financieras y económicas. La disminución global de dióxido de nitrógeno en Atenas ha sido tan grande como la de Damasco, es decir, alrededor del 50%, aunque en Damasco esto ha sucedido desde 2011.

¿Qué sigue en tu investigación?
- Las observaciones espaciales a largo plazo de NO2 y SO2 se pueden utilizar para estudiar las emisiones de contaminación del aire en el Medio Oriente. Lo que descubrimos es que también dan una visión única en algunos de los dramáticos acontecimientos en esta región. Encontramos que la geopolítica y los conflictos armados están alterando drásticamente las emisiones de contaminación del aire. En los próximos años, medidas similares también se han previsto en los satélites geoestacionarios, junto con las observaciones meteorológicas (Asia del Este, Europa y Estados Unidos). Esto proporcionará otra gran mejora en la disponibilidad de estos datos, lo que permitirá desarrollar estudios más detallados que vinculan la contaminación del aire a la evolución de la sociedad y las crisis.