La policía del Capitolio de Estados Unidos concluyó las investigaciones del astillero naval, Navy Yard. Las pesquisas se iniciaron luego de que se reportara un posible tiroteo al interior del recinto militar. Finalmente, las autoridades no encontraron nada sospechoso.

Después de recibir una llamada de emergencia, la policía, el FBI y bomberos se encontraban en el Navy Yard. En el lugar, y tras constatar que no ocurría nada fuera de lo normal, la policía localizó a la persona que llamó al 911 alertando de una balacera. En estos momentos se investiga a este individuo, de quien no se reveló la identidad

Las autoridades afirmaron que no hubo disparos, ni señales de ellos, además de que no se reportó ningún herido. Tampoco se encontró evidencia de un francotirador dentro de las instalaciones navales.

En el inicio de la jornada, se había dado el aviso de una posible balacera en el segundo piso del edificio 197, el mismo bloque donde en 2013 ocurrió otro tiroteo y en el que murieron 12 personas, informó el canal estadounidense “NBC Washington”.