Colombia intentaba explicar este miércoles el origen del accidente aéreo que dejó 71 muertos, la mayoría miembros del club Chapecoense de Brasil que iba a disputar la final de la Copa Sudamericana, mientras se preparaba para honrar a las víctimas de la tragedia.

Autoridades y expertos en Colombia y Brasil han señalado que la aeronave BA Avro RJ85 pudo haberse quedado sin combustible cuando se precipitó el lunes en la noche en un remoto paraje a 3.300 metros de altura, al aproximarse a su destino en el aeropuerto de Rionegro, a las afueras de Medellín.

"Esa es una hipótesis que ha tomado fuerza, pero que será evaluada por los investigadores, como la información de la caja negra, como las grabaciones que se tienen de la torre de control", dijo a periodistas el director de Aeronáutica Civil, Alfredo Bocanegra, quien estimó que las conclusiones no estarán antes de seis meses.

El avión de matrícula boliviana de la empresa Lamia reportó estar "en falla eléctrica total" y "sin combustible" minutos antes de estrellarse con 77 personas a bordo, según una grabación difundida en medios colombianos, que no ha sido confirmada por las autoridades y que la AFP no ha podido verificar de manera independiente.

"Señorita, Lamia 2933 está en falla total, ¡falla eléctrica total, sin combustible!", dijo quien parece ser el piloto Miguel Quiroga a la torre de control, poco antes de las 22H00 locales (03H00 GMT) del lunes.

Una fuente militar aseguró a la AFP que probablemente fue la falta de gasolina lo que provocó el accidente del chárter que transportaba a la delegación del Chapecoense y periodistas desde Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), adonde habían viajado en vuelo comercial desde Sao Paulo.

"Es muy sospechoso que, pese al golpe, no hubiera habido explosión. Eso refuerza la teoría de la falta de gasolina", afirmó.

- 42 cuerpos identificados -

Las cajas negras del avión, que volaba desde 1999, fueron halladas "en perfecto estado", según Bocanegra.

El embajador de Brasil en Colombia, Julio Glinternick, sostuvo que la investigación involucrará a todos los países relacionados con el accidente. "Va a haber una cooperación de las autoridades colombianas para identificar las causas", dijo a la AFP.

Para apoyar las indagaciones fueron llamados técnicos británicos -por el origen del avión- y de la policía federal brasileña, agregó.

El canciller brasileño, José Serra, llegó a Rionegro para conocer sobre la situación de los sobrevivientes y el traslado de los cadáveres, de los cuales se han identificado 42 tras labores de la policía federal de Brasil y el Instituto de Medicina Legal de Colombia.

Para el jueves se espera haber concluido el reconocimiento de los cadáveres, que pudo hacerse sin presencia de los familiares, y en dos o tres días se espera repatriarlos todos, indicó Glinternick.

Seis sobrevivientes están hospitalizados en clínicas cercanas a Rionegro: tres futbolistas, dos tripulantes y un periodista.

Uno los sobrevivientes, el arquero Jackson Follmann, se recupera de la amputación de su pierna derecha, en tanto otros están "en situación crítica, pero estable", según partes médicos. "El estado es delicado", señaló el embajador sobre los futbolistas.

El papa Francisco se mostró "hondamente apenado" al conocer "la dolorosa noticia" y elevó oraciones por las víctimas.

El fatídico accidente acabó con todas las posibilidades de final feliz para el cuento de hadas que vivía el Chapecoense, cuyo despegue desde 2009 lo había llevado a la cima del fútbol regional.

"La ciudad está desangelada", contó a la AFP Aline Fonseca, una profesora de 21 años en la enlutada Chapecó (sur de Brasil), donde los 200.000 habitantes lloran a sus héroes.

- "Reconfortados" -

Wagner Lopes da Silva, un brasileño residente hace tres años en Medellín, se inscribió como voluntario de traducción tras el accidente y acompañó a autoridades de su país llegadas a la ciudad.

"Aquí estamos un poco reconfortados por el cariño de los colombianos. Se acercan y te dicen qué pena y te dan un abrazo", manifestó este universitario de 35 años con camiseta de Chapecoense.

Con momentos de silencio, flores, velas y pañuelos blancos, Atlético Nacional, que debía enfrentar este miércoles en el estadio Atanasio Girardot al pequeño club brasileño, rendirá homenaje a su rival a las 18H45 locales (23H45 GMT), cuando estaba previsto jugar el partido de ida de la final.

"Es una voz de aliento", dijo el presidente Juan Carlos de la Cuesta sobre el tributo organizado por el cuadro 'verdolaga', en el que participarán jugadores de Atlético Nacional, autoridades y el canciller Serra.

Atlético Nacional, campeón de la Libertadores 2016, propuso el martes a la Conmebol que entregara el título de la Sudamericana al Chapecoense. Según De la Cuesta, están a la espera de una respuesta.

Medellín pospuso el inicio de la temporada decembrina, previsto para la noche de este miércoles con la prendida del alumbrado navideño. "No hay nada que celebrar", dijo el alcalde, Federico Gutiérrez.