Después de 17 años de infructuosa búsqueda de la galaxia, científicos australianos han descubierto la fuente de señales de radio misteriosas que golpeaban al telescopio Parkes.

Resulta que la fuente de estas señales era el microondas que tenían en su propia cocina.

La estudiante de doctorado Emily Petroff hizo el descubrimiento en el telescopio de Parkes, después de notar que las señales solamente se recibían durante el horario laboral.

Los rayos conocidos como "perytons", se emitían cuando el personal impaciente abría la puerta del microondas antes de tiempo.

Aunque el descubierto fue desde enero, la revelación salido a la luz después de que Petroff publicó un documento llamado "La identificación de la fuente de perytons en el radiotelescopio Parkes".

En términos sencillos, "resulta que usted puede generar estas particulares señales abriendo la puerta del microondas para detener su funcionamiento y eso provocar raros estallidos que estamos viendo en Parkers”, dijo Petroff, según reseñó el periódico australiano ABC.