El domingo un estadounidense que iba de copiloto en un automóvil Lamborghini murió luego de que el vehículo chocara contra una barrera en una atracción del parque Walt Disney World, ubicado en Orlando, Florida.

El conductor era Tavon Watson, un joven de 24 años, quien al parecer perdió el control del auto al tomar una de las curvas del circuito a muy alta velocidad.

Según informes de la Patrulla de Caminos de la Florida, el choque fue con una barrera del lado derecho. Esto causó la muerte de Garry Terry, un hombre de 36 años originario de Davenport, Misisipi.

El accidente se produjo en la atracción denominada "Richard Petty Driving Experience", en el Walt Disney World Speedway. En esta atracción, los aficionados a los coches de carreras pueden conducir vehículos de la liga NASCAR o ir de copiloto a velocidades que alcanzan los 165 kilómetros por hora.

Los clientes pueden pagar entre los 99 y dos mil 500 dólares por dar 50 vueltas alrededor del circuito.

La empresa Petty Holdings LLC, creadora de la atracción, emitió un comunicado de condolencias para la familia del fallecido: "En nombre de la organización queremos extender nuestro más sentido pésame a los que han sufrido esta pérdida en el trágico accidente en Orlando", informó el periódico estadounidense Orlando Sentinel.