Equipos de rescate chinos enderezaron el barco Estrella de Oriente, volcado por un ciclón la noche del lunes en el río Yangtsé, en el que se cree murieron más de 400 personas.

Después de abandonar la búsqueda de cuerpos, los equipos de trabajo –con ayuda de grúas y grandes ganchos– pudieron movilizar la nave.

Los equipos de rescate drenaron completamente el agua del barco para lograr ponerlo a flote.

Está operación parece marcar el fin de la esperanza de todos aquellos familiares que aún esperaban encontrar sobrevivientes de la tragedia.

Hasta el momento el número de sobrevivientes se situó en 14, los cuerpos recuperaron fueron solo 103 de un total de 456 pasajeros que iban a bordo, muchos de ellos con edades entre los 60 y 70 años, informó el canal estadounidense “CNN”.