En China el gobierno inició una investigación sobre la muerte de cuatro niños que consumieron pesticida después de ser abandonados en su casa.

Los cuerpos de un niño y tres niñas se encontraron el martes de la semana pasada, abandonados en una casa ubicada en Guizhou, suroeste de China.

El primer ministro de China, Li Keqiang, declaró que se tiene que actuar antes de que esta situación ocurra de nuevo.

El incidente ha llamado la atención de la población, ya que muchas familias dejan a sus pequeños solos en las casas de la zona rural para trasladarse a las ciudades a conseguir un trabajo.

Medios japoneses dieron a entender que la muerte de los niños no fue culpa del gobierno, si no de la falta de responsabilidad de los padres.

Sin embargo, Chen Fucai, especialista en bienestar infantil de la Academia de Ciencias Sociales de Shanghai, señaló que si los padres no eran capaces para cuidar a sus hijos el gobierno tenía que haber intervenido, informó el periódico británico “The Guardian”.