Oficialmente, China puede jactarse de haber creado el condón más fino del mundo. Esto, después de que la compañía Guangzhu Daming ganara la causa en un tribunal frente a su rival japonés, Okamoto, que aseguraba fabricar los productos "más finos".

Un tribunal de Cantón, al sur de China, juzgó que el productor japonés, cuyos productos son muy populares en China, había "utilizado prácticas desleales" frente a la compañía china.

Los anticonceptivos Guangzhu Daming, vendidos bajo la marca Aoni, tienen un grosor medio de 0,036 milímetros, un récord mundial homologado en diciembre de 2013 por el libro mundial de récords Guinness.

La marca superó, entonces, el precedente récord, establecido en 2012 por Okamoto, a 0,038 milímetros, pero el fabricante japonés continuaba vendiendo sus preservativos como "más finos del mundo" aún en 2014, afirmó la empresa china.

En septiembre de ese año, Guangzhu Daming denunció a Okamoto por publicidad engañosa y exigió a los japoneses una indemnización de 1 yuan (0,14 euros) como compensación. Esta mínima sanción suscitó dudas y dio a pensar que la compañía china planeaba un golpe publicitario.