China celebró la entrada del Año Nuevo Lunar o el Año de la Cabra con un gran fiesta donde no sólo hubo espectaculares desfiles sino infinidad de juegos artificiales.

Sin embargo, el frenesí pirotécnico tuvo un efecto dramático en la calidad del aire registrando niveles peligrosos en 106 ciudades chinas, señaló el sitio qz.com

Según las mediciones difundidas en su cuenta de Twitter por la Embajada de Estados Unidos en China, el índice de calidad el aire (ICA) superó los 300 puntos en diversas urbes. Cabe señalar, que en el país asiático, un ICA de entre 201 y 300  significa "contaminación intensa", y si suma más de 300 se califica como "grave".

La tradición dice que encender petardos y fuegos artificiales durante las celebraciones sirve para ahuyentar los malos espíritus ya que el ruido y la luz los espantan.

Para conocer más sobre esta celebración checa nuestra fotogalería.