Al parecer los niños se han convertido en las principales víctimas en el noreste de Nigeria, donde el movimiento extremista islámico los hecho el objetivo de todos sus actos de violencia.

De acuerdo con El Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas, (UNICEF su siglas en inglés), alrededor de 800 mil niños se han visto obligados a huir de sus hogares a causa del conflicto en el noreste de Nigeria entre Boko Haram, las fuerzas militares y los grupos de autodefensa civil.

También se reveló que el número de niños refugiados se duplicó en el último año y representan aproximadamente la mitad de los un millón 500 mil millones de personas que se han quedado sin hogar por el conflicto originado por Boko Haram, que se ha extendido más allá de la frontera noroeste de Nigeria.

Además de que los pequeños han sido víctimas de abusos sexuales, matrimonios forzados, secuestros, trabajo forzado y asesinatos. Incluso algunos niños no sólo son reclutados para combatir si no que son utilizados como bombas humanas.

Durante los últimos seis meses, UNICEF ha intensificado su ayuda humanitaria con asesoramiento y apoyo psicológico a más de 60 mil niños y niñas para ayudarlos aliviara el dolor de sus recuerdos, reducir el estrés y hacer frente a la angustia emocional.

El informe "Missing Childhoods" fue publicado antes del primer aniversario de los secuestros masivos de la noche del 14 al 15 de abril de 2014, donde cerca de 200 alumnas de Chibok fueron secuestradas, según informes de UNICEF.