Publinews conversó con la periodista Carmen Aristegui acerca de su visión de la política actual y de la experiencia de trabajar en medios masivos.

Tienes 51 años recién cumplidos, ¿cuántos de periodismo?
Empecé por ahí en 1988, más o menos.

¿Y cómo te trata?
Bien, te permite conocer mucha gente, estar al tanto de lo que ocurre y qué le es importante al resto de la sociedad. De mucha adrenalina, de mucha actividad intelectual y emocional a veces (risas). Muy gratificante.

Tu familia es de refugiados españoles en México. ¿Por eso el periodismo?
Es obvio y natural que la biografía de alguien esté marcada por la propia historia de su familia. 
De alguna manera, seguramente impactó en mi trayectoria y en mi elección profesional el tema social y político.

¿Tu amor al periodismo y tu odio a la injusticia?
La justicia es un elemento fundamental para la vida de un país y los periodistas solemos poner el ojo y el foco en aquello que atenta contra la justicia. No imagino una vida democrática sin un periodismo libre, independiente, crítico, todo para que la sociedad tenga elementos de racionalidad, discusión y generación de ideas propias. Cuando los periodistas son encarcelados, hostigados, espiados, perseguidos, demandados y corridos, pues evidentemente ahí está una señal muy preocupante de que ese modelo o sistema político que se autodenomina democracia no está funcionando cabalmente.

¿Qué poderes ocultos hay en la política mexicana?
Los poderes de México y el mundo están llenos de vericuetos. Uno esperaría que una democracia de muy alto nivel les permita a los ciudadanos saber el quién es quién de los poderes y delimitar con mucha claridad por qué alguien tiene poder, de dónde emerge y cómo ejerce ese poder. Si observamos que un gobierno se enriquece y no hay sistemas de vigilancia y anticorrupción eficientes; si vemos medios de comunicación que no ejercen como deberían el ejercicio crítico, si omiten temas y los achatan, si los eliminan de sus agendas por razones distintas a las periodísticas, algo no está funcionando.

¿Quién manda en los medios mexicanos?
Las que deberían mandar son las audiencias. Cuando algo ocurre mal y lo que manda es o un interés corporativo o uno político por encima de los derechos de las audiencias a la información, a las noticias y a la pluralidad, algo no está funcionando bien en esa democracia o en ese sistema político.

¿Por qué eres tan odiada en los gobiernos?
No quisiera identificarme como una mujer odiada, no me pongo en ese papel. Podría ser el trabajo periodístico de este equipo, un grupo tal vez incómodo, no simpático para algunos, ciertamente pesado para algunos gobiernos que no ven con simpatía que se les pueda exhibir ante la sociedad o ante las audiencias.

“Lo que le hacen a Carmen nos lo hacen a todos”. ¿Cómo ves a la sociedad?
Esas manifestaciones de la audiencia nos inyectan entusiasmo, valor para seguir adelante con la batalla que vamos a dar en los terrenos en que la tengamos que dar para defender un espacio que no tienen derecho a cancelar, pero también es una señal de que la sociedad mexicana encuentra que no está dispuesta a aceptar un golpe de tufillo “echeverrista”; a que le cancelen sin justificación alguna un espacio de comunicación que se construyó.

¿De qué te ríes?
Me río todo el tiempo porque creo que el humor es algo a lo que no podemos renunciar nunca.

¿A qué le lloras?
No tengo en este momento un sentimiento de esa naturaleza.


México hoy…
Hay una crisis de credibilidad, de insatisfacción, pero viene también la parte luminosa de una sociedad que empieza a movilizarse de otra manera, que se manifiesta. Le toca a la sociedad mexicana inyectar de nuevo un ánimo social de transformación a favor de la democracia, en contra de los malos gobiernos y a favor de la participación social. Un reto titánico, pero, si no, entonces tendremos una larga temporada dinosáurica de reinstauración autoritaria.

Lo más osado…
El caso de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo. No me lo planteo como osadía, pero cuando entras en ciertos temas, sabes que vas a entrar en un terreno minado. 

Lo que nunca harías…
Vender mi espacio para promover alguna candidatura, vender información, entrevistar a alguien con un cheque de por medio.

La mejor decisión…
Mi hijo Emilio, sin la menor duda.

MVS
Un espacio de comunicación. Una empresa que espero reconsidere una decisión que estoy segura no tomaron ellos.

Política…
Satanizada, pero el único camino para que la sociedad encuentre mecanismos eficientes de actuación en el favor del interés general.

Libertad de expresión…
Irrenunciable.

Música…
Me gustan Serrat y Pablo Milanés.

Comida favorita…
La mexicana y la italiana.

¿Puma o águila?
Puma, cien por cien (risas).

Amor…
Irrenunciable también.

Dios…
Para algunos existe, para otros no. Para otros nos coloca en posición de agnósticos.

¿Qué queda de aquella muchacha que comenzaba en “Imevisión”, hoy “TV Azteca”?
Todas las personas evolucionamos y lo que pasaba hace 20 años está muy lejos de tu actual historia. Pero en lo esencial me siento igual que aquella muchacha.

¿Qué sigue?
Trabajar, seguir adelante, dar muchas batallas y esta en particular que estamos iniciando. Gracias.

Recuadro: ¿Quién es María del Carmen Aristegui Flores?

•   Originaria de: Ciudad de México
•   Fecha de nacimiento: 18 de enero de 1964
•   Profesión: Periodista
•   La conoces por... destapar casos de “pederastia de Marcial Maciel”, “escándalo de la Casa Blanca”.
•   Actualmente es... Conduce el espacio Aristegui por “CNN En Español”.
•   Twitter: @AristeguiOnline

También te interesará:

Despiden a Aristegui por exigir la reincorporación de dos reporteros

Estos 4 famosos tienen mansiones más baratas que la pareja presidencial de México