La declaración prevista para este lunes del expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva como testigo de uno de los implicados en el multimillonario escándalo de corrupción en Petrobras fue finalmente anulada, según informaron varios medios locales.

El ganadero brasileño, y amigo de Lula, José Carlos Bumlai desistió de contar en su defensa con el testimonio del exmandatario, que debía responder por videoconferencia a las preguntas del juez Sergio Moro.

El sitio de información "G1" publicó una carta de los abogados de Bumlai al magistrado, en la que informan de que su cliente renuncia a que el expresidente sea interrogado para su defensa.

Según el mismo medio, el juez Moro, encargado de la causa que investiga el megafraude en la petrolera estatal, aceptó la petición el viernes pasado y renunció al interrogatorio.