Una camarógrafa de Hungría que fue despedida este martes luego de que golpeara a distintos refugiados cerca de la frontera con Serbia podría acabar en prisión.

Petra Laszlo, trabajaba para la televisora N1, perdió su empleo luego de que su ataque contra migrantes diera la vuelta al mundo.

De acuerdo con información del periódico británico “The Guardian”, el partido de oposición, Coalición Democrática, se manifestó indignado y anunció que tomaría acciones legales contra Laszlo por agredir a los refugiados.

Si esto progresa, la camarógrafa podría enfrentarse a una pena de cinco años de prisión, bajo el cargo de violencia contra un miembro de la comunidad.

Hasta el momento Laszlo ha mantenido un bajo perfil y no ha expresado la razón de su actitud ante ningún medio.

El periodista alemán Stephan Richter fue quien denunció los ataques de la reportera. Ambos se encontraban cerca de la ciudad Röszke, viendo cómo los migrantes intentaban huir de las autoridades.