Un palestino fue condenado a cadena perpetua y otro, a 16 años y medio de cárcel, por sendos tribunales israelíes este lunes, ambos por haber cometido ataques con cuchillo, en uno de los cuales murieron dos israelíes, indicó el ministerio de Justicia.

Un tribunal de Tel Aviv dictó dos penas de cárcel de por vida contra Raed Jalil, de 37 años, acusado de haber matado a dos israelíes a cuchilladas y de haber herido a otro el 19 de noviembre de 2015 en Tel Aviv.

Los jueces añadieron a esta condena una pena adicional de 20 años de prisión por triple tentativa de homicidio.

Un portavoz del ministerio de Justicia precisó a la AFP que las condenas de cadena perpetua equivalían a 25 años de cárcel irreductibles y que Jalil tampoco podrá ser liberado en el marco de un eventual acuerdo entre israelíes y palestinos.

Por otro lado, un tribunal de Lod, cerca de Tel Aviv, condenó a 16 años y medio de prisión a Tamer Weridat, acusado de haber apuñalado y herido ligeramente a un judío ortodoxo cerca de un centro comercial de Petah Tikva el 7 de octubre de 2015.

Tamer Weritdat tendrá que pagar, además, 100.000 shekels (28.000 dólares) en concepto de daños e intereses.

Una oleada de violencia ha costado la vida a 241 palestinos, 36 israelíes, dos estadounidenses, un jordano, un eritreo y un sudanés desde el 1 de octubre de 2015, según un recuento de la AFP.