Las medidas

Mira algunos puntos del paquete de lucha contra la corrupción:



• Fondos para sobornos (“Caixa dois”)


Será un delito electoral recaudar recursos no declarados.



• Estado


Se creará una secretaría de control para supervisar las empresas del Estado.



• Mercancías ilegales


Los activos obtenidos con fondos ilegales serán devueltos a la Unión.



• Ingresos


Tipifica como delito el enriquecimiento ilícito de los funcionarios públicos.



• Ficha Limpia


Los titulares de cargos públicos no pueden tener disputas legales.



• Tribunales especiales


Sugiere a la Justicia a crear tribunales especiales para juzgar desvío de fondos públicos.

• La ley anti-corrupción


Se regulará oficialmente la ley, en vigor desde 2013.

En respuesta a la "voz de las calles", que surgió después de la movilización popular que tuvo lugar el pasado domingo en todo el Brasil, la presidenta Dilma Rousseff lanzó un paquete de medidas contra la corrupción en el país.

Con Petrobras en el centro del escándalo de pago de soborno, el conjunto de medidas debe incluir la creación de una secretaría para control del Estado, subordinado a CGU (la unidad de control general de la unión), que hará un “peine de dientes finos” en empresas con contratos públicos.

La regulación de la ley contra la corrupción también será parte del anuncio. Esperada hace 18 meses, ella va castigar a las empresas corruptas con multas de hasta R$ 60 millones (unos 18 millones de dólares).

Las otras medidas, como la criminalización de fondos para sobornos (“caixa dois”), la confiscación de bienes adquiridos ilegalmente y la demanda de ficha limpia para los titulares de cargos públicos, son algunas de las promesas hechas durante las manifestaciones pasadas en junio de 2013 y que tienen propuestas similares tramitando en el Congreso.

Diálogo

En un intento por revertir el mal humor provocado por el anuncio de las medidas de ajuste fiscal, Dilma tuvo cuidado de presentar el paquete anticorrupción antes que los líderes de los partidos aliados en la Cámara y el Senado. El vicepresidente, Michel Temer, dirigió la reunión.

"Es un hito. A nadie se le tomó por sorpresa. Está inaugurada una nueva relación con el parlamento Ejecutivo", concluyó el líder del gobierno en la Cámara, diputado José Guimarães (PT-CE).