La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff firmó una ley que incrementa las penas a quienes cometan crímenes contra las mujeres y niñas, reseñó BBC.

Según ese medio, los asesinatos relacionados a violencia doméstica tendrán penas entre los 12 y 30 años.

De igual forma, habrá condenas más largas para quienes asesinen a mujeres embarazadas o que acaban de dar a luz, entre otros.

En la galería de arriba encontrarán imágenes de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, que se llevó a cabo este domingo, 8 de marzo.