Cirujanos de Estados Unidos realizaron el transplante de rostro más extenso del mundo, en el que se incluyeron cuero cabelludo, orejas y párpados.

La cirugía de reconstrucción de cara del bombero Patrick Hardison, de 41 años, duró 26 horas y estuvo a cargo del doctor Eduardo Rodríguez.

El donante fue un joven de 26 años llamado David Rodebaugh, quien lamentablemente murió por heridas graves en un accidente de bicicleta.

Desde agosto, Hardison tuvo que esperar para encontrar al donante perfecto con mismo tipo de sangre y tez blanca.

Ahora, Hardison deberá tomar medicamentos de por vida para ayudar a que su cuerpo no rechace el transplante.

Aún se requiere de otras operaciones para retirar el tejido extra alrededor de los ojos y labios, pero el bombero está muy agradecido por lo que lograron los médicos.

"Me han dado más que una nueva cara, me han dado una nueva vida”, declaró Hardison según información de la cadena británica "BBC".