La recién nacida Amel se convirtió en una víctima más de la violencia en Siria, pues su madre fue herida durante un bombardeo encontrándose embarazada de nueve meses.

La bala de una ametralladora atravesó el vientre de la mujer y alcanzó a lastimar la cabeza del bebé que esperaba.

Amira, quien sufrió este impacto llegó al hospital con varias heridas en su cuerpo, incluyendo el vientre. Enseguida los médicos realizaron una laparotomía de urgencia y descubrieron el daño al bebé.

Luego de realizar la cesárea los médicos pudieron salvar a la niña, quien afortunadamente sólo sufrió un daño en la parte superior de su ojo, informó el sitio de noticias "CNN".

En la galería de fotos podrán conocer más información. Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.