La invasión de Bahía de Cochinos quedó registrada en la historia como el símbolo del fracaso de EEUU en sus tentativas de derrocar a Fidel Castro, quien más de medio siglo después murió el viernes, a los 90 años.

En lo que Cuba proclamó como "la primera gran derrota del imperialismo en América Latina", unos 1.400 anticastristas armados por EEUU desembarcaron el 17 de abril de 1961 en Playa Larga y Playa Girón, en la Bahía de Cochinos, a 250 km de La Habana, y fueron vencidos tras 72 horas de combates.

Organizada por la CIA con aprobación del presidente Dwight Eisenhower, y luego asumida por su sucesor, John F. Kennedy, la operación arrancó el 14 de abril cuando zarparon desde Nicaragua rumbo a Cuba los buques con expedicionarios de la "Brigada 2506" entrenados en bases instaladas en secreto en ese país y en Guatemala.

En plena Guerra Fría, la mañana del 15 de abril, seis bombarderos B-26 con insignias cubanas, que volaron desde Nicaragua, atacaron las bases aéreas de La Habana y de Santiago de Cuba (sureste). Uno de ellos fue derribado por la artillería antiaérea cubana.

Cinco naves de la aviación cubana fueron destruidas en tierra, pero quedaron nueve (tres Sea Fury, tres T-33 y tres B-26) que fueron decisivas en los combates de los días siguientes. La CIA creía haber liquidado la fuerza aérea cubana.

El día 16, durante el funeral de siete víctimas de los bombardeos, Castro declaró: "Lo que no pueden perdonarnos los imperialistas es que estemos aquí (...) y que hayamos hecho una revolución socialista en las propias narices de los Estados Unidos".

Esa fue la primera vez que Castro proclamaba la naturaleza de su revolución, después de haber negado por años el carácter comunista de su movimiento.

En la madrugada del 17 de abril, apoyados por ocho buques, desembarcaron los expedicionarios anticastristas en Playa Girón y Playa Larga, distantes unos 30 km entre sí, con el objetivo de establecer una "cabeza de playa".

Comenzaron encarnizados combates que duraron hasta el 19 de abril. Pero, privados de apoyo –pues Kennedy rechazó involucrar a la aviación estadounidense- y de armas pesadas, con barcos hundidos y aviones derribados, los invasores se rindieron.

Castro, entonces con 34 años, dirigió en el terreno las operaciones. Los enfrentamientos concluyeron con 107 muertos y 1.189 prisioneros en las filas anticastristas, y 161 abatidos en las filas de Castro.

Cinco de los capturados fueron ejecutados, nueve condenados a 30 años de prisión; los otros fueron liberados en diciembre de 1962 en un intercambio por 53 millones de dólares en medicamentos y alimentos.

La invasión de Bahía de Cochinos fue el más fuerte choque del conflicto entre Cuba y Estados Unidos, y abrió una escalada en la que Castro resistió a 11 presidentes norteamericanos, hasta que ambos países reanudaron sus relaciones diplomáticas en 2015.