Un fragmento de mandíbula encontrado en el continente africano ha puesto a los científicos a reestructurar la Historia de la humanidad. Se trata de un nuevo ancestro del ser humano, el cual existió casi medio millón de años antes de lo conocido.

De acuerdo con investigadores, el fósil llamado LD 350-1 tiene una antigüedad de 2.8 millones de años. Fue encontrado en el proyecto de investigación Ledi-Geraru, que se desarrolló en Etiopía. Hasta ahora los especímenes más antigüos tienen 2.5 millones de años de edad.

El descubrimiento fue realizado por un equipo de investigadores conformado por: Brian Villmoare (Universidad de Nevada), Wlliam H. Kimbel, Chalachew Seyoum y Kaye E. Reed (Universidad Estatal de Arizona) y Christopher Campisano (Universidad de Princeton), entre otros. 

Al respecto habló Chalachew Seyoum, un etíope estudiante de la Universidad Estatal de Arizona, Estados Unidos, quien descubrió un diente oscuro sobresaliendo de la tierra: "Me quedé pasmado al encontrar una mandíbula con sedimentos de hace 2.8 millones de años", comentó al diario El País.

Con el tiempo, este nuevo género de homo comenzó a manejar herramientas, a caminar erguido y a desarrollar grupos sociales más complejos, lo que ha derivado en lo que somos ahora.

Esta nueva especie de homo quedará sin hombrar aún, pues de acuerdo con la propia investigación: "Necesitamos más descubrimientos para determinar si estos cambios estuvieron acompañados por la expansión neurocraneal, la innovación tecnológica, o cambios en otros sistemas anatómicos", concluye el estudio.