"Mi negocio es matar y vender droga", que volvieron popular a Melissa Margarita Calderón Ojeda, conocida en el mundo del narcotráfico mexicano como "La China", que de acuerdo a diversas investigaciones controló la ciudad de La Paz, en el estado de Baja California, en tan solo tres meses.

Y es que "La China" mantenía una relación sentimental con Pedro Héctor Gómez Camarena, conocido como "El Chino", quien la delató al ser detenido por autoridades mexicanas. 

De acuerdo a diversas declaraciones, "La China" inició la disputa por el territorio con el grupo delictivo "Los Dámaso", el cual había fundado su expareja. Al ser degradada dentro de la organización criminal, decidió actuar de manera indendendiente, llegando a controlar la ciudad. 

El papel de las mujeres en el narcotráfico

La mujer siempre ha estado involucrada en el narcotráfico, empezando por ser un 'objeto' y finalizando como verdaderas narcotraficantes. De acuerdo a información del portal mexicano "Animal Político", ocho de cada diez mujeres que se encuentran en prisión, están encerradas por un delito menor relacionado con el narcotráfico. 

Además, el 90% de las mujeres detenidas en México y relacionadas con el narcotráfico tienen hijos y dependientes económicos.

"El aumento tan drástico de los números de mujeres reclusas por delitos de drogas no significa que se involucren más, sino que son más perseguidas, son más fáciles de detener", explica Ana Pecova, directora de la organización "Equis, Justicia para las Mujeres" al medio citado. 

En 2009, la titular del Instituto Nacional de la Mujer en México, Rocío García Gaytán, declaró que las mujeres participan en el narcotráfico "más por razones sentimentales que económicas", aunque aclaro que ellas son el eslabóán ms débil "muchas veces son engañadas y su motivación es la necesidad", según recopiló la organización "Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC) en el informe: "Las mujeres en el crimen organizado: narcotráfico y secuestro".