Los combates entre las fuerzas de seguridad de Uganda y los guardias de un rey tribal, acusados de tener vínculos con militantes separatistas, han dejado un total de 62 muertos, ha informado este lunes la policía, tras situar el balance anterior en 55 víctimas.

Los enfrentamientos estallaron el sábado en la ciudad occidental de Kasese y acabaron el domingo, cuando la policía asaltó el palacio del rey Charles Wesley Mumbere, soberano del reino de Rwenzururu (suroeste).

"El número de policías muertos es de 16, de los cuales dos fallecieron a causa de sus heridas en el hospital", ha datallado Andrew Felix Kaweesi, un portavoz de la policía ugandesa.

Las otras 46 víctimas eran guardias reales, precisó.

La policía asegura haber sido atacada por los guardias reales, a los que acusa de formar parte de una milicia que defiende la creación de un estado independiente conocido como la República de Yiira, en la zona fronteriza entre el oeste de Uganda y una parte de Kivu del Norte, en la República Democrática del Congo.