Alberto Nisman, el fiscal argentino fallecido el 18 de enero de este año, en Buenos Aires, Argentina, ha pasado de héroe a ser una persona despreciada.

Al parecer, el fiscal tenía una cuenta bancaria oculta en Nueva York, la que supuestamente compartía con Diego Lagomarsino, informático quien se vio relacionado con el arma que provocó la muerte del fiscal.

También aparecieron fotografías en las que el fiscal Nisman se muestra con mujeres más jóvenes. Las imágenes se encontraban en su celular y ahora se investiga cómo es que se filtraron.

Por esa razón, ahora las autoridades intentan culpar a la madre de Nisman, su hermana y Lagomarsino por lavado de dinero a través de esa cuenta.

En Argentina la gente comenzó a manifestar su descontento mediante carteles con la foto del fiscal con mujeres en una fiesta y la pregunta: "¿Todos somos Nisman?", según informes del periódico  español "El País".

Nisman murió cuatro días después de comunicar que acusaría a Cristina Kirchner, presidenta de Argentina, de haber avalado supuestamente una trama para encubrir a los imputados iraníes en el caso del atentado a la mutual judía AMIA en 1994.

Su acusación y su muerte conmocionaron al país y originaron una grave crisis política.