La exesposa del fiscal Alberto Nisman, Sandra Arroyo, pidió participar del caso en el que se investiga la muerte del hombre, reseñó el diario argentino Clarín.

Según ese medio, la mujer, quien es jueza federal, pidió "constituirse como querellante en representación de sus dos hijas".

Arroyo fue el miércoles a la fiscalía y presó un testimonio de tres horas.

El pasado lunes se encontró el cuerpo del fiscal. Este había acusado a la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner de encubrir a Irán en el atentado a la AMIA en julio de 1994. Dicho atentado tuvo un saldo de 85 muertos y 300 heridos.