Ante el creciente número de sentencias a pena de muerte en el país Arabia Saudí está ofreciendo ocho nuevos empleos como verdugo.

Los aplicantes interesados no necesitan ningún requisito especial más que realizar penas de muerte, aunque el puesto también implica llevar a cabo amputaciones o dar latigazos en caso condenas por delitos menores.

El anuncio fue publicado en el portal de empleo de la función pública. Los trabajadores serán calificados como funcionarios religiosos.

En lo que va de este año, funcionarios saudís han decapitado a 85 hombres y mujeres. La última de las sentencias tuvo lugar el pasado domingo. Comparado con 88 personas que fueron decapitadas en el 2014, según Human Rights Watch.

La mayoría de los condenados a muerte son individuos acusados de asesinato, aunque entre ellos también hay traficantes de droga, informó el periódico inglés The Guardian.