Un niño en estado terminal se convirtió en el primer menor de edad al que se aplicó la eutanasia en Bélgica, desde que las restricciones de edad para esta práctica fueran levantadas en el país en 2014.

El director de la Comisión Federal por la Eutanasia, Wim Distelmans, no dio detalles sobre el niño, aunque resaltó que se trataba del caso excepcional de un menor con una enfermedad terminal.

"Afortunadamente, hay muy pocos niños para los que se plantee (la eutanasia) pero eso no significa que tengamos que negarles el derecho a una muerte digna", declaró Distelmans.

Desde que se modificara la legislación para la eutanasia en 2014, Bélgica es el único país del mundo que permite que los niños, de cualquier edad (siempre y cuando sean capaces de tomar decisiones racionales y estén en los últimos estadios de una enfermedad incurable) puedan elegir poner fin a su sufrimiento.

AFP

Foto:

Holanda también permite aplicar la eutanasia a menores, pero solo si son mayores de 12 años.

Toda petición de eutanasia debe ser formulada por el menor, estudiada por un equipo de médicos y un psiquiatra o psicólogo independiente y, por supuesto, contar con el consentimiento de los padres.